viernes, 9 de marzo de 2018

FAMILIA

Blanco&negro

Hijo problema? Estos son 7 consejos para evitar malcriarlo

Según los expertos, los padres cometen muchos errores cuando se enfrentan al mal comportamiento de sus niños. Semana.com investigó qué hacer para ayudar en estos casos o incluso para evitarlos.
A todos los padres les ha pasado alguna vez: por más que se empeñen en hacer que los pequeños acaten sus órdenes, estos hacen justamente lo contrario. Muchos no saben cómo manejar la situación que se genera cuando uno de sus hijos se sale de control. Algunos progenitores optan por ser complacientes, pero según Richard Bromfield, psicólogo en la facultad de Harvard Medical School, la negociación excesiva solo alimenta y perpetúa el problema.
Además, los padres temen que las correcciones frustren, enojen o que incluso alejen a los niños.  Pero, “nada en la vida familiar podría estar más lejos de la verdad”, dice el experto.  Los niños quieren una crianza fuerte y necesitan expectativas claras y límites firmes. “Los niños no odian a los padres por ser buenos padres” afirma Bromfield.
Tomado revista semana.com/09/03/2018

domingo, 25 de febrero de 2018

CULTURA

Blanco&negro

“La cultura griega antigua sigue siendo la cultura viva más poderosa en el mundo”: A. Marcolongo

La escritora italiana Andrea Marcolongo dedica su vida a estudiar la lengua y el mundo de los griegos. Con su obra, número uno en ventas en su país, ha logrado cautivar a curiosos y a expertos.
 “La cultura griega antigua sigue siendo la cultura viva más poderosa en el mundo”: A. Marcolongo Foto: Esteban Vega
Tiene 31 años y acaba de publicar en Milán su segundo libro. Después de La lengua de los dioses. Nueve razones para amar el griego (Taurus), la autora publica La misura eroica (Mondadori). En conversación con SEMANA, Andrea Marcolongo cuenta los hallazgos y los detalles de su obra. 

SEMANA: ¿Cómo empieza su relación con el griego, con la lengua de los dioses?
Andrea Marcolongo: Es una historia muy larga. Después de haber estudiado griego en la universidad, me encontré un día con un chico de 16 años que me preguntaba por qué, habiendo tantas lenguas extranjeras, tenía que aprenderse un idioma tan viejo y de memoria. Esa misma noche llegué a escribir un capítulo solo para enviárselo a este chico. Luego, a pesar de que me pedían que escribiera novela, seguí escribiendo en el mismo tono y con la misma intención con la que había querido hablarle a este chico.
SEMANA: ¿Por qué rescatar y estudiar una “lengua muerta”?  
A.M.: Pienso que el griego no es del todo una lengua muerta. Aunque la gente, claramente, no va por las calles conversando en el mismo griego antiguo que hablaba Aristóteles, cuando leemos o estudiamos las grandes obras de ese tiempo estamos entablando un diálogo con sus grandes autores, con sus ideas, con su mundo. Es fascinante encontrarse con toda la mitología, el teatro, la poesía; cuando lees la Odisea, por ejemplo, no sólo te acercas a Homero, sino que a través de sus personajes y de su narración te das cuenta que, aunque la gente dice que la lengua está muerta, la cultura griega antigua sigue siendo la cultura viva más poderosa en el mundo.
SEMANA: ¿Qué referentes la han acompañado en sus estudios?
A.M.: Homero, con la Ilíada y la Odisea, y Platón, con sus Diálogos y sus apologías, son los grandes referentes por excelencia para acercarse a la cultura griega.  Su manera de escribir es muy clara, está cargada de lógica y eso resulta ser, para nosotros, una forma de entrenar la lectura y, al mismo tiempo, el pensamiento. Y entre toda la poesía y el teatro griego que tanto me gusta, también está la obra de Virginia Woolf que fue, básicamente, la inspiración de mi libro, porque coincidimos en que el griego es como una lengua mágica. Ahora, en 2018, estamos más confundidos que en el pasado y es precisamente porque hemos perdido esa sensatez y esa lógica que nos brinda una lengua como el griego.
SEMANA: El griego permite estudiar la etimología, ¿cómo la estudia? ¿Qué hallazgos ha tenido?
A.M.: Yo amo la etimología desde que tenía catorce años. Es como el alma de las palabras. Gracias a la etimología tú puedes entender realmente, no todos los significados de las palabras, sino la forma en la que el ser humano llega a comprender y a relacionarse con su lengua y con el mundo. Por ejemplo, yo no hablo español, pero mi palabra favorita es arco-iris. La primera vez que la escuché me pareció increíble porque la palabra “Iris”, en griego antiguo, se refería al nombre de un personaje sagrado, la diosa del arco-iris que para ellos, representaba el pacto entre los hombres y los dioses y el final de la tormenta.
SEMANA: ¿Qué tan importante es para la educación incluir el aprendizaje del griego?  

miércoles, 8 de noviembre de 2017

COLOMBIA

Blanco&negro"El gobierno creyó que se iba a deshacer de David Murcia por 20 años"

"El gobierno creyó que se iba a deshacer de David Murcia por 20 años"

El 'cerebro' de DMG termina de pagar este sábado su sentencia. Su abogado, Robert Abreu, asegura que no se encontró nexo directo entre Murcia con capos del narcotráfico y que no saben qué pasó con los 7 millones de dólares que entregó en Estados Unidos para la reparación de víctimas.


FUENTE/REVISTA SEMANA.COM/NOV-08/2017

sábado, 28 de octubre de 2017

COLOMBIA

Blanco&negro"Necesito su ayuda": La carta que Trump le envió a Santos

"Necesito su ayuda": La carta que Trump le envió a Santos

En una misiva firmada el pasado 13 de septiembre, el mandatario de Estados Unidos habló de la cooperación con Colombia para combatir la producción y el consumo de cocaína en ambos países.http://www.semana.com/nacion/articulo/donald-trump-dice-apoyar-a-colombia-contra-la-droga/545123
FUENTE/SEMANA.COM/28/10/2017

martes, 18 de julio de 2017

PRENSA ESPAÑOLA

Blanco&negrohttp://blogs.publico.es/otrasmiradas/9592/colombia-una-economia-en-apuros/


Colombia, una economía en apuros 18 Jul 2017

Compartir: facebook twitterComentar


Alfredo Serrano Mancilla (@alfreserramanci)
Doctor en Economía, Director CELAG
Una economía enferma y sin gente. Este es el gran logro de los últimos gobiernos de Colombia gracias a las decisiones económicas que se tomaron. Santos, Uribe, Pastrana y un largo etcétera de presidentes que hicieron siempre lo mismo en contra de la vida de los ciudadanos. La política económica fue tan injusta como ineficaz. La desindustrialización del país es un hecho irrefutable: el peso de la actividad industrial retrocedió del 25 al 12% del PIB entre 1970 y 2016. Esto debido, fundamentalmente, a dos grandes razones:
1) La apertura comercial por la vía de los Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos y la Unión Europea fue determinante para crear una economía reprimarizada y dependiente de la importación. Dos datos hablan por sí solos: uno, 8 de cada 10 dólares gastados para importación se destinan a la compra de bienes manufactureros; dos, 8 de cada 10 dólares exportados son materias primas (principalmente combustibles y minería).
2) La economía se financiarizó de tal manera que la economía real quedó subordinada al mundo de las finanzas. La banca, en detrimento de la industria, ganó peso en los últimos años y sus activos alcanzaron a representar el 48% del PIB en la actualidad, cuando la cifra era del 23% en 1990. No solo ganó mucho peso sino que lo hizo en forma muy concentrada: el 80% de los recursos del sistema financiero se encuentran en manos de cinco bancos.
La economía colombiana está en fase terminal. Se ha ralentizado fuertemente su tasa de crecimiento. Se aprecia una caída de la productividad, en parte también explicada por su baja inversión en Investigación y Desarrollo. En porcentaje del PIB, el gasto en I+D colombiano se ubica cuatro veces por debajo del promedio de la región. La participación de la agricultura en el PIB también se redujo: de 8,1 a 6% entre el 2002 y 2016. Y esta economía ineficaz se sustentó en un importante ritmo de endeudamiento. Solo en los últimos cuatro años, la deuda externa pasó de 78 a 119 mil millones de dólares (21 a 42% del PIB). Este peso muerto sobre la economía se observa claramente en el presupuesto público: 15 de cada 100 pesos se destinan a pagar deuda.
Nacer en Colombia es desgraciadamente una gran desventaja para cualquier niño, joven, mujer, trabajador, adulto-mayor. Solo unos pocos salen ganando. El 1% más rico de Colombia concentra el 20,5% de los ingresos totales del país. Al resto, esto es, a la gente de a pie, le toca sufrir. En 2016 la pobreza monetaria alcanzó al 28% de la población, es decir a 13 millones de personas.
Veamos, grupo a grupo, cuál es la situación económica de la población colombiana.
– Niños: 1 de cada 3 viven en condiciones de pobreza muldimensional; la mitad de los niños hasta los dos años padecen hacinamiento crítico; 8 de cada 10 niños entre 3-5 años no puede acceder a la educación inicial gratuita.
– Jóvenes; el 30% por ciento de los jóvenes alcanza a anotarse en la educación superior y gran parte la terminan abandonando. El desempleo juvenil asciende al 17,6%. Hay más de 1 millón de jóvenes sin trabajo y otros 5 millones inactivos.
– Mujeres; el salario promedio de las mujeres se ubica 28% por debajo de los hombres. El 25% por ciento de las mujeres jóvenes está desocupada.
– Trabajadores: el salario mínimo es el tercero más bajo de la región. El 55% de los trabajadores gana menos del salario mínimo. La desocupación asciende al 12% de la población activa. La mitad de los trabajadores están en la informalidad laboral.
– Adultos-mayores. Colombia registra la tasa de pobreza en la tercera edad de las más alta de América Latina. Menos del 40% de la población de adultos mayores recibe una pensión; en las zonas rurales únicamente el 10% de la población está cubierta.
Colombia no puede presumir ni de bienestar microeconómico ni de estabilidad macroeconómica. Es un modelo fallido en materia económica. Todas las políticas económicas han fracasado. La subida del IVA al 19% ha contraído el consumo y ha mermado el poder adquisitivo a la gente. La demanda sigue a la baja: en los cinco primeros meses del año, las ventas al detalle disminuyeron un 1,4%. El precio de la gasolina es abusivo en un país petrolero. La política de vivienda es inexistente: el déficit de vivienda en Colombia es del 24,7%, 3,5 millones de viviendas; el PIB en construcción se desplomó, fue negativo (valor interanual del -8,4% a abril de 2017).
Mejor no seguir con más datos. Ya son suficientes para demostrar que la economía colombiana además de ser injusta, no funciona. Lo mejor es comenzar a buscar alternativas lo más pronto posible en otras propuestas económicas alejadas del pasado y de las élites. La solución económica está en la gente, y no por afuera

miércoles, 8 de febrero de 2017

OPINOMETRO

Blanco&negro

Hacia dónde ha de ir Unidos Podemos

El barómetro de enero del CIS ha sorprendido a propios y a extraños. Estos días venía hablando con gente habituada a trabajar con encuestas, y prácticamente había unanimidad en la creencia de que Unidos Podemos se desplomaría como consecuencia, fundamentalmente, de las acaloradas disputas en el seno de Podemos. Normalmente la permanente discusión interna penaliza, y mucho, la imagen hacia fuera de la organización. Sin embargo, el CIS que se ha publicado hoy destaca una cierta consolidación del espacio político de Unidos Podemos en el entorno del 21-22%. Sobrevuelan algunas preguntas al respecto, pero la que me parece la más sugerente es la siguiente: ¿no estaremos desaprovechando una oportunidad de oro en nuestro país?
El crecimiento de nuestro espacio político tiene mucho que ver con la situación de crisis que se vive en España. Crisis en general, no sólo económica. Desempleo, precariedad, desigualdad, pérdida de poder adquisitivo, deterioro en la calidad de los servicios públicos, privaciones fundamentales, autoritarismo, etc. Todos esos elementos han contribuido en nuestro país a  una crisis de régimen que continúa abierta, y por tanto a una impugnación consciente o inconsciente del sistema en su conjunto por parte de importantes sectores de la población. No en vano, la percepción subjetiva de la población española acerca de la situación política y económica está en niveles de 2011, cuando estalló el 15-M tras varias huelgas generales. La gente no cree, por lo general, en la recuperación económica de la que habla el Gobierno. Mucho menos se ha creído eso de la recuperación política. Este clima es desde luego un escenario de oportunidades para una fuerza capaz de ofrecer un proyecto político en positivo, riguroso y eficaz frente a los problemas de las clases populares.
Al mismo tiempo, probablemente –al menos yo estoy convencido de ello- las peleas internas  alejadas de un sosegado debate político en torno a diferentes proyectos, suele ser un elemento que no suma y añade frustración. En Izquierda Unida hemos sabido mucho de eso, y hemos luchado duro por corregirlo. Estas disputas internas y de esta forma, que vistas desde dentro de la burbuja partidista pueden ser apasionantes, normalmente no importan a quienes esperamos soluciones y propuestas de mejora para nuestras precarias vidas. Hay una distancia abismal entre la percepción del insider, metido en peleas internas, y del outsider, que vive como un drama que sus referentes no hagan otra cosa que autorreferenciarse.
Yo soy optimista, porque hay condiciones para serlo. El 13 de febrero se abre una nueva fase para Unidos Podemos. Hay mucho que hacer y nosotros lo tenemos muy claro: dar un salto cualitativo, ampliando y enriqueciendo este espacio. La gente espera mucho de los dirigentes y de la militancia, y ello va desde la práctica hasta las formas políticas.
Los representantes de Unidos Podemos debemos bajar desde el Olimpo de la institución hasta el infierno en que quieren convertir la cotidianeidad de nuestros barrios. En la práctica política, en íntima conexión con los problemas de hoy en día, es como seremos capaces de construir alternativa y elevar el cortafuegos ante la extrema derecha. Por eso nuestro discurso ha de ser claro e inteligente, no dogmático ni litúrgico sino enraizado en los problemas de las gentes trabajadoras.
Y en términos de formas, Unidos Podemos no puede ser una suma de siglas en perpetua negociación sino que ha de transitar hacia un funcionamiento más horizontal y democrático, más abierto, con la implicación directa de los movimientos sociales, con un nuevo impulso que ahora sí consiga que la ciudadanía protagonice la política por venir, con espacios innovadores de participación y mecanismos para evitar la consolidación de élites burocráticas. La democracia que queremos para el país debemos ponerla en marcha desde el propio espacio político de transformación. Al fin y al cabo Unidos Podemos, desde la autonomía de cada cual, tiene que ser mucho más que unos cuantos partidos pactando citas electorales. Y precisamente para facilitar ese trabajo, en la calle y en las convocatorias electorales que están por venir, hay que trabajar desde ya y colectivamente en acuerdos-marco que establezcan los parámetros generales de coordinación.
Si optamos, por el contrario, por un sálvese quien pueda, por competir entre nosotros y nosotras o por encerrarnos en patriotismos de siglas o faccionalismos de diverso tipo, estaremos recorriendo una vía muerta. Que es tanto como decir que estaremos tirando por la borda lo construido colectivamente en estos años. Estamos aquí, situados frente a la historia, gracias al esfuerzo de mucha gente anónima que no tiene ambición de reivindicarse continuamente sino de algo tan revolucionario como es mejorar su vida y combatir la injusticia. Si nos equivocamos, si nos empeñamos en creernos héroes y heroínas, o si dejamos que nuestro ego individual o partidista nos ahogue en sus ensueños narcisistas, el bipartidismo y su cultura política lo van a saber aprovechar.
En suma, lo que tiene que construirse a partir de las próximas semanas es más y mejor Unidos Podemos, no menos y peor. Donde más quiere decir participación y mejor quiere decir organización y claridad de proyecto./FUENTE: DIARIO PÚBLICO.ES FEB-08-2017